Que la vuelta al cole es sinónimo de agobios, prisas, estrés, puesta en marcha y sentimientos encontrados, está claro. Pero que llegásemos al punto de la tan conocida ansiedad, jamás lo hubiéramos imaginado.

Después del amargor que se te queda al pensar que hace 3 días estabas tumbado bajo la sombrilla y preocupándote solamente de si habrá sitio en ese chiringuito que tanto te gusta para comer, ahora la preocupación es distinta,  toca pensar en si tenemos todo o casi todo bajo control:

La vuelta al cole.

Aspectos a tener en cuenta para la vuelta al cole

– Libros comprados y forrados, si somos de los que hemos tenido suerte de poder encargarlos a tiempo y no volvernos locos buscando el que nos falta, yendo toooooodos los días después del trabajo a comprobar si ha llegado el tan ansiado libro.

– Mochila nueva porque la del hermano mayor le falta una rueda o está llena de pintadas.

– Estuche completo y rotus nuevos o al menos no secos.

– Extraescolares pensadas y/o ya inscritas.

– Habitación acondicionada de nuevo para el estudio

– ¿uniforme? listo, ¿calzado? listo.

– Agenda del niñ@ que cuadre con lo que la profe ha pedido, sin olvidar los cuadernos con ciertos milímetros de margen, cuadraditos o líneas y un largo etc de “tareas” hechas y casi controladas….para los peques de la casa, porque claro, teniendo solo uno es o al menos parece más fácil pero como sean 2 y de diferentes edades… ¡¡Uuff!!  ¡¡Qué estrés!!!

 

¿ Y qué me decis de la vuelta a los atasos? Ese que se forma en esa única calle del cole donde todos los papás quieren dejar a sus hijos lo más cerca posible de la puerta, sin contar con la interminable y sonora marea de niños arrastrando sus pesadas mochilas cruzando por el paso de cebra y que ayuda a que se forme ese atasco tan temido.

Si además nos toca cambio de profe y por tanto de sistema de aprendizaje y contacto con él, ya es el acabose!!

Hay de todo tipo:

– El de la vieja escuela, de los de la letra con sangre entra.

– El que manda deberes o el que no.

– El que tiene blog y lo usan, siguen un libro o las 2 cosas o ninguna.

Ver a los papás revoloteando por la puerta del cole, por el patio o en los agotadores grupos de WhatsApp, nerviosos, acalorados, ansiosos tratando de recopilar información sobre los nuevos profesores de sus hijos, no tiene precio y lo mejor y para variar, es cuando nos deseamos suerte, ¡vamos que ni que fuéramos a una entrevista de trabajo o a un examen!

Aspectos a tener en cuenta

Os dejamos unos consejillos para ayudar a pasar el trago de la mejor forma posible y estar tranquilos y no agobiarnos demasiado (en la medida de lo posible)

1/ Preparar las cosas la noche anterior, si los niños son mayores de 6 años pueden y como aconsejan los expertos, se preparen ellos solos la ropa, mochila y almuerzo del recreo del día siguiente.

2/ La rutina diaria, bien determinada sin tener que repetirle al niño las cosas que tiene que hacer 20 veces, podéis crear una “Lista de tareas” para que los niños vayan tachando lo que van haciendo y así, en forma de juego, les motivará y a ti te ayudará a estar un poco más en calma.

3/ Si son mayores, el desayuno, que lo preparen ellos, tú, déjales en las baldas inferiores de la nevera los alimentos que necesiten y no muy alto en el mueble, las tazas y cereales.

4/ La música es un buen aliado para no angustiarse desde bien temprano, crea una playlist con las canciones que les gusta y a modo juego que vayan realizando las tareas antes de que se acaben las canciones. También te ayudarán a ti en los atascos del cole.

5/ “Los 15 minutos mejor elegidos del día” así llamo yo a los 15 minutos que me levanto antes para no empezar el día agobiada por las prisas y a los niños también les ayuda.

6/ Razonar con los peques, para ellos la vuelta al cole también les puede producir agobio, cogerles de la mano, mirarles a los ojos a su misma altura y hacerles entender lo importante que es para los 2 hacer las cosas más deprisa pero con la tarea bien hecha.

7/ Por último, no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, quiero decir, no dejar para septiembre lo que puedes comprar y preparar en Julio los libros.

 

Mamás y papás, hagamos respiraciones profundas y vamos a concienciarnos de que volvemos a la rutina, a la vuela al cole y al trabajo. Recordar que los libros y materiales no se compran solos y mucho menos en Septiembre.

Nos ayudará a no sentirnos tan angustiados ni estresados.