Normalmente, cuando somos pequeños, estudiamos por obligación. Por lo que, además del trabajo que nos cuesta, nos puede generar un poco de ansiedad gestionar bien el tiempo para aprender el contenido a tiempo.   Para estudiar bien, y hacer menos esfuerzos, lo mejor es evitar costumbres y estrategias de estudio que solo llevan a cansarnos y sentirnos frustrados.   Hay investigadores que afirman que es mejor controlar los ratos que dedicamos a estudiar, poniendo un tiempo de 30 minutos…